Quam Curiosi

El blog de las curiosidades

Cubo de Necker

Cubo de Necker

El cubo de necker es una ilusión óptica publicada por el cristalógrafo suizo Louis Albert Necker en el año 1832 y que hace alusión a su apellido. 

Se trata de un dibujo de un cubo con trazos lineales, sin indicaciones visuales sobre su orientación, por lo que se puede interpretar de varias maneras.
Este efecto es interesante porque cada parte de la imagen es ambigua por sí misma, hace que el sistema perceptivo visual humano seleccione una de las dos interpretaciones posibles.

Ejemplo:

¿En qué posición dirías que está el circulo azul?
¿En la esquina inferior derecha del plano posterior o en la esquina inferior derecha del plano frontal?

Cualquiera de las 2 respuestas es correcta

¿Qué es una imagen ambigua?

Las imagenes ambiguas son figuras reversibles que no tienen una única posibilidad de interpretación, es decir, poseen diferentes lecturas o significados dependiendo de la relación existente entre la figura y el fondo, o sea, llegado el momento, de la importancia que tu cerebro dé a un color o una forma más que a otro color o forma.

Ejemplo:

Este es un ejemplo de imagen antigua conocido como el "Florero de Rubin".
En ambos dibujos, tanto en color como en blanco y negro se pueden apreciar 2 figuras, pero es quizás en blanco y negro donde más claramente lo podemos ver.
Fíjate bien, si das protagonismo al blanco verás el florero de rubín, pero si das protagonismo al negro verás la cara de 2 señores iguales mirándose.

Ejercicio resuelto del cubo de Necker

Sabemos lo difícil que es resolver esas 2 perspectivas que tiene este cubo, así que te lo vamos a poner fácil con éste ejemplo:

El cubo de necker tiene la propiedad de invertirse al observarlo. Los Penrose, en los acertijos navideños que publicaron el 25 de diciembre de 1958 en The New Scientist tuvieron la feliz idea de añadir un escarabajo al «cubo», en este caso una caja rectangular.

El insecto parece encontrarse en la pared exterior. Pero si fijamos la mirada en el ángulo inferior izquierdo de la caja, y con la imaginación nos esforzamos en pensar que ésa es la esquina más cercana, de repente, ¡flip, flop!, el insecto queda encerrado en su jaula con sus patitas apolladas en el suelo.

Recomendaciones

¿Te ha resultado curioso e interesante el cubo de Necker y el florero de Rubin?
Te recomendamos que averigues sobre: la habitación de ames, tridente imposible, triangulo de penrose… te gustará.
Y por supuesto, no dejes de seguir Quam Curiosi para descubrir más curiosidades como ésta.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *